Los apologistas occidentales son los etnocéntricos occidentales.

[Esta es una traducción/adaptación del original que escribí en inglés]

Después de cada ataque de un miembro de la religión que no debe ser nombrada, el mismo ritual ocurre, el juego de la apología: culpa a cualquier cosa excepto el propio asesino. O, como mínimo, deberías reducir su importancia.

Eso únicamente ocurre con tal religión o con movimientos que están considerados como oprimidos, discriminados o “marginalizados” de algún modo. Es ciertamente curioso describir a alguien con el poder para asesinar cientos de personas, y asustar a un superpoder para que se rinda cultural, política y militarmente, como “sin poder” u “oprimido” pero no soy progre, así que quizás no lo entiendo.

Continue reading “Los apologistas occidentales son los etnocéntricos occidentales.”

Western apologists are Western ethnocentrists.

After each attack from the religion that shall not be named, the same ritual is played, the game of apologetics: blame everything except the murderer. At the very least, you should downplay its importance.

That only happens with that religion or movements that are considered to be oppressed, discriminated or otherwise marginalized. It is certainly curious to describe someone who has the power to murder hundreds of people, and scare a superpower into cultural, political, and military submission, as “powerless” but I’m not a leftist, so perhaps I don’t understand it.

Continue reading “Western apologists are Western ethnocentrists.”

Cicliggedon

 

Otra víctima del terror a dos ruedas. A veces me da por pensar que esas cosas tienen mente propia y sed de sangre.

Ayer mismo casi me como el manillar de uno de esos trastos al entrar en el supermercado. Sí, al entrar. La cosa, impulsada por algún odio ultraterreno contra todo ser humano, bajaba por la rampa del super. Llego a entrar un segundo más tarde y al doblar la esquina se me abalanza encima y me la como.

Continue reading “Cicliggedon”